domingo, 3 de mayo de 2009

ESPAÑA, DIA DE LA MADRE




En España hoy es el Día de la Madre. Mi hija me ha dicho que su regalo es "darme amor". No hay regalos materiales hace tiempo, en casa nos dimos cuenta de que eran algo comercial y estúpido.
Sin embargo ella ya es hija de la vida, la vida me la arrebató tempranamente a los 13 años. Luego, me la devolvió mientras tuvo un novio a los 15 durante un año y medio (¡qué momentos, qué susurros, qué consejos, qué alegrías y qué penas compartidas!). Después se acabó todo, ahora tiene 17 y cumplirá los 18 en agosto... Su vida se centra en el estudio y sus confidencias ya no me pertenecen.
Su relación hacia mí, lucha entre el cariño y la rivalidad, entre la rabia y el miedo.
Siento muchas veces su despotismo adolescente, sus miradas hambrientas de provocación, su rebeldía, a veces, icluso su desprecio.
Me pregunto muchas veces si ésta será otra etapa más y si se acabará pronto porque no puedo resistir y "resisto". Sueño con que madure y me quiera de nuevo. Que demuestre ese cariño, mejor dicho.
Su amor de Día de la Madre ha consistido en dos abrazos muy sinceros, un intento de compartir su preocupación por los estudios y, el resto, lo de siempre: enfurruñamientos y algunos gritos (los propósitos eran buenos, pero la realidad está siendo otra y me hace sufrir).
Hubo un día en que la sostenía en mis brazos, también un día (no parece tan lejano) movía su cuna y cantaba cancioncillas para que se durmiera, también ella buscaba, hasta hace poco (a mi me lo parece) mi mano para protegerse ante cualquier peligro y se me lanzaba al cuello para abrazarme cuando volvía del trabajo, quería beber mi mirada y yo la suya....
"Tus hijos no son tus hijos, son hijos de la vida". ¡¡¡Qué difícil aceptarlo!!!

2 comentarios:

Marcela dijo...

Qué más decirte que sentimos lo mismo.
Qué más decirte que la vida les pertenece y que solo somos espectadores si acaso lo que nos esmeramos en enseñarles, y lo que nos desvelamos por su supervivencia les han dado efectivamente la fuerza y la acertividad para encontrar la felicidad en esta vida.
Pero la tarea es de ellos. Como fue nuestra cuando fuimos adolescentes, que amamos y odiamos a nuestros padres que quisimos ser ellos y luego quisimos ser distintos. En fin, es la búsqueda que cada uno tenemos más o menos pronunciada...
Calma. Tolerancia e infinito amor.
En fin, eso es ser madre...

Delia dijo...

Ser madre es tanto...que me desborda.