miércoles, 6 de mayo de 2009

¿LA VIDA ES BELLA?

Pregúntatelo cada día. Observa todo lo que ves a tu paso, a los que te rodean, a los que quieres o/y te quieren. Observa lo que tienes. Piensa en lo que no tienes pero desearías tener...
Posiblemente tu vida es bella dependiendo del cristal con el que la miras.
Mi cristal es de miopía: no veo las cosas más que cuando las tengo ante la nariz, cuando las huelo, cuando las palpo, cuando las siento.
¡¡¡Es una pena no ver de lejos!!! y me temo que no es operable, según dicen mis médicos.

2 comentarios:

Dédalus dijo...

Como buen miope, sé que no ver a lo lejos me ha permitido, por una parte, dirigir mi mirada hacia las pequeñas cosas que más cerca y diariamente me rodean y, por otra, cuando he mirado hacia donde no alcanzaba, frecuentemente no he tenido otro remedio que imaginar... y soñar.
Y, sí, definitivamente, la vida también es bella.

Que sigas bien, Delia.

Marcela dijo...

El niño que quería volar.
Es imposible que un ser humano vuele, sin embargo, él voló.
Era especial, porque no permitió jamás que lo convencieran de lo contrario.
Era loco probablemente.
Lo interesante es que ni la locura logró con su sueño.
Y voló. Claro que voló.

No importa cúan miope te digan que eres.
Lo desgarrante es cúanto tú quieras y permitas ser miope.