domingo, 17 de enero de 2010

HAITI

Es imposible no hablar de esta catástrofe. Es imposible poner la televisión sin que nos estén "friendo" a imágenes dificilmente soportables si se tiene un mínimo de sensibilidad. Es imposible poner la radio sin el constante bombardeo. Imposible también abrir un periódico sin aterrizar en sangrientos reportajes sobre estas pobres gentes.
Es tarde, si: demasiado tarde. Muchos porqués se pasean por la mente pero tal vez el que más me machaca a mí es la razón por la qué en Japón hace pocos años un terremoto de la misma intensidad sólo dejó medio centenar de heridos. Sin comentarios ¿verdad?
¿Por qué hemos permitido esa miseria? ¿Por qué ese submundo?
Y ahora corremos, colapsamos aeropuertos y caminos con nuestras llamadas ayudas "humanitarias". Lástima, porque si hubieramos sido un poquito más humanitarios no tendríamos ahora que lamentar una tragedia de esta magnitud.
Ahí siguen las cuentas bancarias, los teléfonos de información, las ONG, los gobiernos de los países ricos... Seguirán unos meses, sí. Harán lo imprescindible: haremos lo imprescindible.
Pero ¿quién me garantiza a mi una total reconstrucción? ¿nos vamos a limitar a enterrar a sus muertos? Es bueno echar tierra encima de nuestra vergüenza. Eso, una vergüenza es lo que hemos hecho con este pueblo haitiano.
No digo yo que no se colabore, digo que no se olvide a Haiti. Sus vecinos dominicanos se sentían insultados si se les llamaba "haitianos", algo así como llamarles "andrajosos"... ¡Que bonito! Pensemos en ello porque tiene mucho sentido.
Los haitianos eran los apestados y, ahora, una catástrofe natural casi ha terminado con ellos. ¡Vaya suerte!
Cierro los ojos y veo a ese niño abrazado al bombero español, recien sacado del agujero de escombros en que se encontraba junto a su abuelo muerto. Sinceramente, no me parece un "andrajoso". Yo veo un niño asustado que se abraza a la vida, se abraza al hombre que le ha sacado del horror y el miedo.
Ese niño podría haber sido uno de nuestros hermanos, de nuestros hijos, de nuestros nietos pero hemos tenido la suerte de no vivir en Haiti y de no vivir en una impresentable vivienda.
Ese niño representa para mí el futuro y habremos ganado algo si somos capaces de reconstruir para él un país digno.
No dejemos caer a Haiti en el olvido.

1 comentario:

ortega dijo...

Haiti.
Para hablar de este país primero hay que recordar que fue en el 1º viaje de Cristóbal Colon, fue después de llegar a tierra por primera vez El Salvador Colon decide visitar algunas islas y desembarca en la isla de la Española la actual Haiti, deciden quedarse ya que es cordial el trato con sus habitantes y descubren por primera vez algo de oro, también sufren en la isla el día de Navidad el hundimiento de la nao capitana la Santa María, los resto de la nave se utilizaron para hacer el primer fuerte "La Navidad".
El consuelo de Colon fue el oro por la perdida de su nave, ya que eso suponía llevar riquezas a los Reyes Católicos en España.
Esto suponía en principio del saqueo, genocidio, esclavitud de todo un continente.
Después de los Españoles, llegaron los Franceses, los Ingleses, Etc.
Todos querían lo mismo robar sus riquezas y esclavizar a sus habitantes.
Hasta hace aproximada mente unos 200 años no se independiza como país Haiti; como el país mas pobre de América.
Todo la riquezas de sus tierras todas sus selvas, todos sus arboles todo se lo quitaron, solo quedaron sus playas, que ya que no se la pudieron llevar la dedicaron el país al turismo.
Haiti se lo reparten en primer lugar Estados Unidos, Francia y una serie de países que también tienen parte de pastel.
Haiti sufre el peor terremoto de su historia muriendo mas de 100.000 personas y miles de heridos, la frases mas repetida es "que todo le pasa a los pobres" Quizás es porque a los barrios ricos de Haiti no se derrumbo ni una sola casa, que los ricos siguen veraneando en sus playas, etc.
Después del terremoto la primera ayuda que llega, es de los Estados Unidos, 15.000 Marines y el resto de los países también mandan primero al ejercito, con sus tanques sus aviones y sus armas. parece una invasión mas que una ayuda.
Gracias a las ONG,bomberos y ayuda de voluntarios, se pudo salvar a mucha gente.
Según los historia-dores los habitantes de Haiti están en la isla desde unos 7000 años antes de Cristo, y según otros varios millones de años.
Ayuda al pueblo de Haiti "Si" pero a cambio de nada no hay que aprovecharse de la desgracias de un pueblo.
Haiti debe de pertenecer a sus habitantes y son los que deben de reconstruirlo, con la ayuda del resto del mundo y no de uno o de dos países que se quieren hacer dueño de lo que no es suyo, como siempre pasa digan lo que digan.

Un saludo Adela.